Los 10 peores errores al escribir las secciones de tu sitio web (y cómo evitarlos)

Estás muy emocionado armando tu nueva web. Pagaste mucho dinero por tener un sitio desarrollado a medida, con un hermoso diseño, pero ¿le prestaste igual atención a la información que querías transmitir con esa web?

Ten cuidado, podrías terminar cometiendo errores que hundirán tu web tanto en la memoria de quien lo visite, como en la posición en que Google lo presenta.

Para que este no sea tu caso (y si lo es, que puedas solucionarlo), he recopilado los 10 errores más frecuentes al momento de crear el contenido de una web. 

1. No planificar bien el contenido de tu web antes de lanzarla

Imagina que vas caminando y, atraído por un bello cartel, entras en una tienda que no conocías. Y encuentras un lugar desordenado donde tienes que buscar los productos, sin empleados a la vista para hacerles preguntas. 

¿Qué harías? Probablemente te irías para no volver. 

Con una web es igual, si no están bien definidas sus secciones, el cliente entrará y saldrá en un instante, frustrado de no encontrar lo que buscaba. 

Para evitarlo, a través de las distintas páginas se deben responder las siguientes preguntas:

  • Quién eres. 
  • Qué productos o servicios ofreces.
  • Cuál es la opinión de otros usuarios.
  • Cómo pueden contactar contigo.

Es la información mínima que no puede faltar y la cual hará la diferencia entre clientes felices y más ventas vs. usuarios desanimados que nunca volverán ni te recomendarán.

2. No tener al menos estas 4 páginas principales

Seguro te estás preguntando: ¿dónde coloco toda esa información necesaria?. 

No debes acumular información en las páginas sin ningún tipo de criterio, ya que esto genera en el usuario la sensación de estar perdido. 

Entonces, ¿cuáles son las secciones principales de un sitio web, donde se distribuye el contenido? 

Vamos a ver:

  • Home page, o página de inicio. Este es primer encuentro del cliente con tu web, la primera impresión sobre quién eres y qué ofreces. El lugar donde quede claro el objetivo de tu web. 
  • Sobre mí o acerca de. Con esta página, debes presentarte al cliente y hacer que confíe en ti. Contarle tu historia, tus objetivos, tu lucha por llegar donde estas.
  • Página de ventas. En este tipo de página describirás lo que ofreces, sea un producto o servicio. Puedes no incluir el precio, pero te recomiendo que lo hagas. 
  • Página de contacto. Esta es una de las secciones de tu sitio web que no puede faltar. No basta tirar por ahí un mail o un teléfono, debes facilitarle al cliente el comunicarse contigo.

Ahora ya lo sabes, una sección para cada cosa y cada cosa en su sección.

3. Llenar la Homepage de contenido 

La página de inicio es la más importante, ya que definirá que el usuario se quede en tu web o salga disparado. Aquí muestras tu esencia, así que debes recordar:

  • Destacar tus puntos importantes, tu propuesta de valor.
  • Qué beneficios ofreces.
  • Un pequeño resumen de quién eres.
  • Cuáles son tus productos o servicios. 
  • Si la web tiene blog, también puedes incluir links a los artículos más destacados.

No debes abarrotar la página de inicio. Cuando hay mucha información disponible, el usuario pierde el foco y se resiente la comunicación que se quiere establecer. 

Una página de inicio debe ser clara y concisa. Para los detalles, están las otras secciones de tu web.

4. Dirigir tu web a cualquiera que entre

Este es un error muy común: que la web no tenga un público concreto, un cliente ideal. 

Pensando en una tienda física de productos, según a quién esté dirigida será muy diferente la decoración, la disposición de los productos e incluso el tipo de vendedor que te atenderá… ¿no es cierto? 

Por ejemplo:

  • Un negocio de ropa para adolescentes tendrá la ropa al alcance, los colores de temporada, vendedores jóvenes y sonará música moderna. 
  • En una joyería, por el contrario, prevalecerá la sobriedad, colores tenues, música baja y vendedores serios. 

¿Por qué la diferencia? Porque no esperan recibir el mismo tipo de cliente. 

Tu web debe ser igual. Debes saber qué clientes esperas recibir y cómo conectar con ellos. Preparar las secciones de tu web para sus necesidades. 

Recuerda, quieres hacerlos sentir cómodos y bienvenidos.

5. Utilizar un lenguaje inapropiado

Con esto me refiero a la forma de redactar el contenido de tu web. 

Si tienes una web de salud, por ejemplo, deberías utilizar un lenguaje más serio y formal que si tienes una web que vende dulces para niños.

Una vez que definas tu cliente ideal, piensa en cómo le hablarías. Definir el lenguaje apropiado para tu web es la única forma de transmitir de forma correcta tu mensaje.

6. No pensar en el SEO al generar el contenido

¿Qué es el SEO, preguntas? 

¡A eso me refiero! Si escribes el contenido de tu web sin saber lo que es, no te irá muy bien.

El SEO ( Search Engine Optimization) es un término que define las acciones que realizamos para posicionar nuestro dominio en los buscadores. 

Puedes realizar SEO al momento de redactar el contenido de tu web, pero también en las imágenes que coloques e incluso en la url de cada página de tu sitio web. Siempre debes escribir textos de calidad y repetir palabras claves por las que quieres ser encontrado en el buscador.

7. Sobreoptimizar todo

La trampa del SEO, en la cual no debes caer, es exagerar. 

  • Querer incluir palabras claves por todas partes.
  • Hacer que los textos resulten incómodos y poco naturales. 
  • Perder el estilo personal de la web por intentar forzar el SEO.

De hecho, a Google no le gusta cuando esto pasa y tiende a penalizar al sitio web, haciéndolo difícil de encontrar.

Así que ya sabes, con respecto al SEO debes usar pero no abusar.

8. Hablar de características en lugar de beneficios

Está muy bien describir las características de tus productos o servicios, después de todo en una tienda online el cliente no puede ver ni tocar lo que ofreces. 

Sin embargo, lo que le interesa a tu cliente no es la característica en sí, sino saber cómo lo beneficiará. Explícale las bondades de tus productos y verás cómo suben tus ventas.

9. Llenar las páginas de texto infinito, pensando que más es mejor.

Si planificaste bien las secciones de tu web, al momento de redactar el contenido sabrás qué quieres incluir en cada una. El cliente entra en tu web buscando una respuesta a la pregunta que tiene y la verdad es que cuanto antes la encuentre, mejor.

A modo de reglas generales, ten en cuenta lo siguiente. Si lo que ofreces es algo novedoso o con un precio muy alto, tendrás que describirlo mejor, venderlo más. Aquí sí te dejo escribir mucho. Lo mismo si apuntas a clientes que no te conocen de nada, esos que llegan a tu web desde anuncios; más palabras para conectar mejor. Pero para el resto, menos es más.

10. Desatender al blog

Una de las secciones principales de un sitio web es el blog. No está entre las que considero páginas indispensables, pero es innegable el valor de tener un blog. Ayuda a que el cliente se acerque a tu empresa, te conozca, confíe en ti. Es entregar contenido de calidad a cambio de fidelidad hacia tu web.

Recuerda lo siguiente:

  • Actualizarlo con regularidad. Tus usuarios estarán esperando tu nueva entrada y si no eres constante, se cansarán y te olvidarán.
  • Generar contenido de calidad. De poco sirve tener un blog que nadie lee. Los textos deben ofrecerle al usuario información útil.
  • Hacer SEO. Un blog es un excelente lugar para incluir palabras claves con las que posicionar en el buscador. No lo desaproveches.

Desatender tu blog es un error colosal. Francamente, si no le vas a dedicar tiempo y ganas, es preferible que no lo tengas.

¿Qué piensas de estos errores al redactar las secciones de tu web? ¿Son realmente los más habituales? 

Ahora que ya lo sabes, no hay excusa para que te pongas a escribir, cuidando de no cometer ninguno. Pero si sientes que no hay forma y se te hace muy complicado, también puedes contactar conmigo para que los escriba por ti.