Diseño web y copywriting

Diseño web y copywriting, ¿por dónde arranco?

Siempre consideré que la parte más difícil de un proyecto es saber por dónde empezar. Por eso, lo primero que hago es investigar cuál es la mejor forma de hacer las cosas, cómo conviene dar ese primer paso. Busco, leo, busco un poco más. No puedo evitarlo, mi formación científica me obliga.

Cuando decidí hacer mi página web, fue igual. Tuve que elegir entre diseño web y copywriting y claro, siendo copy por supuesto que pensaba comenzar con los textos. Pero no pude evitar preguntarme… ¿es esta la mejor forma? ¿O debería tener primero una idea del diseño que quiero para mi web y después escribir?

Así que me puse a investigar.

En este post, te voy a contar lo que encontré.

Diseño o copy, ¿Realmente importa por cuál se empiece?

Básicamente, sí.

Parece haber un consenso generalizado en que cuando se trata de comenzar un sitio web, lo mejor es desarrollar primero el contenido. Ya con los textos escritos, es mucho más fácil realizar el diseño. 

El diseño web y el copywriting deben ir juntos, se necesitan ambos para que una web destaque. 

En cuanto al orden, primero necesitamos saber qué queremos transmitir y luego recién pensar cómo queremos hacerlo. A fin de cuentas, se trata de comunicar de la forma más eficiente posible.

Diseñar sin tener los textos… ¿qué podría salir mal?

En demasiadas ocasiones escuché a diseñadores quejándose porque tenían que diseñar una web sin conocer el contenido. O peor, que el cliente les pedía “que escriban cualquier cosa”. 

Como si fuese fácil.

Muchos clientes no entienden esto y piensan que el diseño es lo importante, el resto se verá. Así que los diseñadores se ven obligados a utilizar un texto sin sentido sólo para marcar posición, el famoso Lorem Ipsum.

El problema surge cuando, teniendo el diseño terminado, el cliente descubre que el texto real destruye la armonía del diseño.

¿A qué me estoy refiriendo? Mejor te lo muestro con un ejemplo gráfico, que hice aprovechando unas plantillas del programa de diseño Canva.

Roberto (personaje ficticio, cualquier parecido con la realidad es casual…) es un señor que tiene una web de su escuela de arte. Llega fin de año y contrata a un diseñador para que le haga un poster publicitario para sus redes sociales. Sin información extra, el diseñador arma un poster, elige la tipografía con sus niveles de jerarquía y entrega un hermoso trabajo terminado. Utiliza Lorem Ipsum para señalar a Roberto dónde irían los textos.

Diseño sin copywriting

Roberto, encantado con el diseño de su poster, le incluye el contenido. Y queda así:

Diseñar sin tener copywriting queda mal

Epa, piensa Roberto, pero que feo ha quedado esto. El hermoso diseño minimalista Lorem Ipsum se convirtió en una cosa empastada llena de texto y sin jerarquías claras.

Es entonces que comprende que quizás, quizás, habría sido mejor si el diseñador hubiese contado con los textos. Roberto vuelve a llamar al diseñador, le entrega los textos que quiere que figuren en el poster y le pide otro diseño.

Ahora si, Roberto está satisfecho con su poster y lo sube a sus redes.

¿Qué moraleja tiene esta historia? Que por no tener los textos antes de diseñar, se perdió tiempo y dinero en esas idas y vueltas.

Y mi ejemplo es sólo para la publicidad en redes sociales, imagina si hubiese sido así para toda su web. Realmente un desperdicio.

Entonces… siempre el copy va primero ¿cierto? 

Muy pocas cosas en la vida son blanco y negro. Al elegir entre diseño web y copywriting, en general el copy va primero. Es mejor que vaya primero. Pero eso no significa que siempre tenga que ser así.

A veces se necesita arrancar con el diseño aún antes de tener el copy. 

Tienes que preguntarte en qué parte del ciclo de vida de tu producto te encuentras y de esa forma sabrás si puedes o no diseñar sin tener los textos. Piensa en estas cosas:

  • Si la información a incluir ya fue definida.  En nuestro ejemplo, Roberto tendría que haberle dicho al diseñador que quería unas líneas para expresar el origen de las obras y otras más para registrar días y horarios. 
  • Si el trabajo es parte de una campaña ya lanzada. Porque ya está claro el mensaje que se quiere comunicar y la información que se maneja.
  • Si el branding ya está aprobado. Diseñar una web sin tener clara la propuesta de valor del cliente puede llegar a ser realmente una pesadilla.

En resumen

Cuando se piensa en el diseño web y copywriting de un nuevo proyecto, cuesta decidir cuál encarar primero. 

Si empieza el copywriter sin tener un diseño, no sólo tendrá que escribir sino también maquetar la información para que sea entendible. Por otro lado, si comenzara el diseñador, tendrá que trabajar estimando cuánto espacio ocupan los textos y qué información se quiere comunicar.

Creo que la regla de oro sería que el copywriter tiene la primera palabra y el diseñador, la última. 

¿En qué situación te encuentras tú? Si no estás seguro de cómo dar los primeros pasos con tu sitio web, contacta conmigo y te ayudaré a definirlo.